“Estas acciones proyectan la firmeza del orden jurídico como reflejo inequívoco de que trabajando juntos sociedad y Gobierno, se logrará devolver a las y los ciudadanos la tranquilidad y la seguridad pública, fortaleciendo su confianza hacia sus instituciones nacionales de seguridad”, abundó el comandante.

Coincidió con el Gobernador en que cada arma es una amenaza grave a la seguridad de las familias y con la destrucción de las mismas se da un paso muy significativo en la reducción de riesgos de violencia en las calles, escuelas y hogares y esa es la meta permanente, la mayor motivación para continuar realizando estas acciones de manera conjunta con las autoridades competentes.