Se instruyó sobre la Norma Oficial Mexicana 220-2016, la cual señala que cualquier reacción adversa o no deseada a un medicamento debe reportarse a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, para que a su vez se notifique a la Organización Mundial de la Salud y se puedan tomar decisiones mundiales de protección al paciente o incluso retirar el fármaco del mercado.
 
De ahí el papel fundamental de la o el paciente, quien debe comunicarle al personal médico cualquier molestia que sienta con la administración o aplicación de cualquier medicina prescrita para que se atienda la reacción adversa y se reporte a la autoridad sanitaria.
 
La página a la que se debe reportar es a la de www.notireporta-cofepris.mx, es de carácter confidencial y en línea se debe llenar el formato de “Aviso de sospecha de reacciones adversas de medicamentos”, o bien denunciar al 3 24 77 11 al Centro Estatal de Fármaco Vigilancia (CEFV) que se encuentra en Morelia y que pertenece a la SSM.